Cómo prepararse para la reconstrucción mamaria y el postoperatorio (III)

1 semana antes

Con este post cierro un grupo de 3 con los que aporto mis consejos ante la inminencia de una intervención de reconstrucción mamaria.

Hoy vamos a ver que debes hacer cuando estés a una semana vista de la intervención.

.

Una semana antes de la reconstrucción mamaria.

1. Facilitar la información para la pre-admisión hospitalaria.

Algunas clínicas u hospitales prefieren adelantar los datos y documentos necesarios para gestionar la admisión de la paciente que va a someterse a una reconstrucción mamaria. Pregunta a tu hospital si procede.

2. Intensificar los cuidados.

Nunca está de más darse algún mimo extra en la peluquería o los servicios de estética (como depilación de las zonas afectadas por la cirugía), en las salidas con los amigos o en alguna compra de último momento. Todo puede ayudar a mejorar tu estado de ánimo.

3. Informar al cirujano de tu estado de salud.

Debes informar si en esta última semana te has resfriado, ha surgido alguna infección, fiebre, alergia o cualquier otro problema de salud, por pequeño que parezca.

No debemos correr riesgos innecesarios ante la cirugía y por ello debes informar de cualquier detalle relacionado con tu salud.

4. Acondicionar el hogar.

Es el momento de adquirir todo lo necesario para poder abordar las primeras curas desde casa (gasas, termómetro, etc…), llenar la despensa por si careces de ayuda para hacer la compra al regresar al hogar, o limpiar la casa para encontrarte un ambiente agradable y evitar trabajo extra en el hogar durante la recuperación.

5. Prepararse para la recuperación.

Adelantarte a lo que te vas a enfrentar al salir del hospital ayudará a que te recuperes mejor. Esto incluye organizar quien te llevará a casa y quien te acompañará al menos durante un par de días, preparar el dormitorio con todo lo necesario a mano (medicación, mandos a distancia, libros, pañuelos, teléfono…) o pedir a tus amistades que no llamen durante los primeros días para facilitar el descanso.

Quizás lo más importante sea prepararte por dentro y pensar en positivo: aunque te sientas nerviosa ante la idea de entrar en quirófano, recuerda que es una cirugía que va a contribuir a mejorar tu calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =